EditorialRN

Crecen los subsidios y las importaciones de energia: peligran las metas economicas

Crecen los subsidios y las importaciones de energía: peligran las metas económicas

(Sofía Diamante) El aumento de subsidios a la energía y de las importaciones en ese sector pone en riesgo el cumplimiento de dos de las tres metas anuales acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), además de afectar las reservas del Banco Central.
Los subsidios crecieron 60% en mayo, respecto del mismo mes de 2021, y 130% en lo que va de este año, con transferencias por $ 572.982 M. Y se importaron u$s 1601 M en combustibles y lubricantes, un 227% más que en 2021.
Los números que se conocieron esta semana sobre las importaciones de energía y los subsidios que se le destinan al sector alarmaron a más de un analista económico, pese a que se esperaba un impacto significativo en las cuentas fiscales (que reflejan los gastos e ingresos del Estado) y en la balanza comercial (exportaciones e importaciones). De continuar con esta dinámica, el sector energético podría hacer incumplibles dos de las tres metas anuales acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), ya que afecta la reducción del déficit fiscal e impide la acumulación de reservas del Banco Central.
En relación con los subsidios a la energía, en mayo aumentaron “solo” 60%, en línea con la inflación: de $ 83.307 M, que representaron en el mismo mes del año pasado, a los actuales $ 133.325 M.
Sin embargo, en lo que va del año acumulan un incremento de un 130%, con $ 572.982 M desembolsados en transferencias. En el mismo período de 2021, las erogaciones para la energía habían representado casi la mitad: $ 248.755 M.
De esta manera, los subsidios energéticos ya explican un 14% del total del gasto del Estado, solo detrás del 29% que significan las jubilaciones, por arriba del 11% que implica el pago de salarios públicos y el doble del 7% que se destina a asignaciones familiares, según cálculos de la consultora LCG. El gasto en capital (las obras públicas), por citar un caso, en lo que va del año representa un 6% del total.
La segmentación de tarifas que anunció el Gobierno busca, por lo menos, desacelerar el crecimiento de los subsidios a la energía, aunque todavía no se puso en práctica. Sin embargo, su éxito para reducir el gasto está en duda, ya que para el 90% de los usuarios (a los que no se les quitará el subsidio) se fijó un incremento de tarifas inferior a la variación salarial del año anterior; es decir, siempre aumentarán por debajo de la inflación.
“Frente a la escalada de costos de la energía, la subindexación de las tarifas va a llevar a un aumento significativo de los subsidios. Frente a ello, el Gobierno tiene tres caminos: aumentar la indexación, cosa que es difícil o imposible por razones regulatorias y de anuncios de aumentos tarifarios; ampliar el grupo de hogares que van a ser segmentados para excluirlos de los subsidios, que es lo que aparentemente están haciendo ahora; y empezar a mover a los subsidios a suma fija con subindexación de ese monto”, analizó el economista Fernando Navajas, de la fundación FIEL.
Importación de energía
Por el lado de las importaciones, la necesidad de comprar gas y gasoil del exterior está exigiendo más de la cuenta las reservas del Banco Central (BCRA). Solo el mes pasado se importaron u$s 1601 M en combustibles y lubricantes, lo que implicó un aumento de 227%, u$s 1111 M más que un año atrás
Esta suba se explicó principalmente por el aumento de los precios internacionales en un 115,5%, ya que las cantidades importadas tuvieron un alza menor de 51,3%, lo que “contribuyó directamente a impulsar las importaciones totales a valores récords”, dice el informe del Indec.
En lo que va del año, por su parte, las importaciones de energía acumularon un total de u$s 4641 M, lo que implica un incremento de 205%, ya que el año pasado habían representado en el mismo período u$s 1520 M, según consignó el Indec, que incluye en la cuenta a lubricantes y otros productos. De acuerdo con datos de LCG, en solo cinco meses ya se importó el 79% del total del año pasado y un 104% de todo 2019.
“Las importaciones de combustibles representaron en mayo un 20% del total importado en el mes. Una dinámica similar no se observaba desde el año 2014, cuando también hubo precios internacionales elevados del petróleo”, dijeron a la nacion en la consultora que dirige Guido Lorenzo.
La empresa estatal Enarsa, encargada de las compras de gas natural licuado (GNL), confirmó que se habían contratado 41 buques, de los cuales 27 están destinados a la terminal de Escobar (que tiene una capacidad de regasificación mayor) y 14 a la terminal de Bahía Blanca. Las primeras licitaciones se cerraron con precios de u$s 42 el millón de BTU (medida inglesa que se utiliza en el sector) y en la última consiguieron valores más cercanos a u$s 24 en promedio. Al momento, el costo es de u$s 2925 M, aunque el pago de los buques se realiza a medida que llegan a la Argentina.
La necesidad de comprar gas y gasoil del exterior está exigiendo más de la cuenta a las reservas
Los subsidios energéticos ya explican un 14% del gasto del Estado
Alrededor del 30% de los combustibles son importados
Gasoil
Otra dinámica tiene el gasoil, que es adquirido por Cammesa, la compañía que compra energía mayorista controlada por el Estado, para abastecer a las centrales térmicas. Además, las refinadoras (YPF, Raízen y Trafigura) también tuvieron que aumentar sus compras de gasoil para abastecer la demanda interna de combustibles. Según datos del mercado, alrededor del 30% de lo que se consume en el país es importado.
En concreto, en los primeros cinco meses del año el país destinó u$s 760 M al GNL, u$s 1950 M al gasoil y u$s 530 M al gas que se importa de Bolivia. Es decir, en total fueron u$s 3240 M, según datos del economista Julián Rojo, del Instituto Argentino de Energía Gral. (La Nación, Buenos Aires)

Última actualización en Lunes, 27 Junio 2022 12:56

Visitas: 40

Crecen los subsidios y las importaciones de energia: peligran las metas economicas

Crecen los subsidios y las importaciones de energía: peligran las metas económicas

(Sofía Diamante) El aumento de subsidios a la energía y de las importaciones en ese sector pone en riesgo el cumplimiento de dos de las tres metas anuales acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), además de afectar las reservas del Banco Central.
Los subsidios crecieron 60% en mayo, respecto del mismo mes de 2021, y 130% en lo que va de este año, con transferencias por $ 572.982 M. Y se importaron u$s 1601 M en combustibles y lubricantes, un 227% más que en 2021.
Los números que se conocieron esta semana sobre las importaciones de energía y los subsidios que se le destinan al sector alarmaron a más de un analista económico, pese a que se esperaba un impacto significativo en las cuentas fiscales (que reflejan los gastos e ingresos del Estado) y en la balanza comercial (exportaciones e importaciones). De continuar con esta dinámica, el sector energético podría hacer incumplibles dos de las tres metas anuales acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), ya que afecta la reducción del déficit fiscal e impide la acumulación de reservas del Banco Central.
En relación con los subsidios a la energía, en mayo aumentaron “solo” 60%, en línea con la inflación: de $ 83.307 M, que representaron en el mismo mes del año pasado, a los actuales $ 133.325 M.
Sin embargo, en lo que va del año acumulan un incremento de un 130%, con $ 572.982 M desembolsados en transferencias. En el mismo período de 2021, las erogaciones para la energía habían representado casi la mitad: $ 248.755 M.
De esta manera, los subsidios energéticos ya explican un 14% del total del gasto del Estado, solo detrás del 29% que significan las jubilaciones, por arriba del 11% que implica el pago de salarios públicos y el doble del 7% que se destina a asignaciones familiares, según cálculos de la consultora LCG. El gasto en capital (las obras públicas), por citar un caso, en lo que va del año representa un 6% del total.
La segmentación de tarifas que anunció el Gobierno busca, por lo menos, desacelerar el crecimiento de los subsidios a la energía, aunque todavía no se puso en práctica. Sin embargo, su éxito para reducir el gasto está en duda, ya que para el 90% de los usuarios (a los que no se les quitará el subsidio) se fijó un incremento de tarifas inferior a la variación salarial del año anterior; es decir, siempre aumentarán por debajo de la inflación.
“Frente a la escalada de costos de la energía, la subindexación de las tarifas va a llevar a un aumento significativo de los subsidios. Frente a ello, el Gobierno tiene tres caminos: aumentar la indexación, cosa que es difícil o imposible por razones regulatorias y de anuncios de aumentos tarifarios; ampliar el grupo de hogares que van a ser segmentados para excluirlos de los subsidios, que es lo que aparentemente están haciendo ahora; y empezar a mover a los subsidios a suma fija con subindexación de ese monto”, analizó el economista Fernando Navajas, de la fundación FIEL.
Importación de energía
Por el lado de las importaciones, la necesidad de comprar gas y gasoil del exterior está exigiendo más de la cuenta las reservas del Banco Central (BCRA). Solo el mes pasado se importaron u$s 1601 M en combustibles y lubricantes, lo que implicó un aumento de 227%, u$s 1111 M más que un año atrás
Esta suba se explicó principalmente por el aumento de los precios internacionales en un 115,5%, ya que las cantidades importadas tuvieron un alza menor de 51,3%, lo que “contribuyó directamente a impulsar las importaciones totales a valores récords”, dice el informe del Indec.
En lo que va del año, por su parte, las importaciones de energía acumularon un total de u$s 4641 M, lo que implica un incremento de 205%, ya que el año pasado habían representado en el mismo período u$s 1520 M, según consignó el Indec, que incluye en la cuenta a lubricantes y otros productos. De acuerdo con datos de LCG, en solo cinco meses ya se importó el 79% del total del año pasado y un 104% de todo 2019.
“Las importaciones de combustibles representaron en mayo un 20% del total importado en el mes. Una dinámica similar no se observaba desde el año 2014, cuando también hubo precios internacionales elevados del petróleo”, dijeron a la nacion en la consultora que dirige Guido Lorenzo.
La empresa estatal Enarsa, encargada de las compras de gas natural licuado (GNL), confirmó que se habían contratado 41 buques, de los cuales 27 están destinados a la terminal de Escobar (que tiene una capacidad de regasificación mayor) y 14 a la terminal de Bahía Blanca. Las primeras licitaciones se cerraron con precios de u$s 42 el millón de BTU (medida inglesa que se utiliza en el sector) y en la última consiguieron valores más cercanos a u$s 24 en promedio. Al momento, el costo es de u$s 2925 M, aunque el pago de los buques se realiza a medida que llegan a la Argentina.
La necesidad de comprar gas y gasoil del exterior está exigiendo más de la cuenta a las reservas
Los subsidios energéticos ya explican un 14% del gasto del Estado
Alrededor del 30% de los combustibles son importados
Gasoil
Otra dinámica tiene el gasoil, que es adquirido por Cammesa, la compañía que compra energía mayorista controlada por el Estado, para abastecer a las centrales térmicas. Además, las refinadoras (YPF, Raízen y Trafigura) también tuvieron que aumentar sus compras de gasoil para abastecer la demanda interna de combustibles. Según datos del mercado, alrededor del 30% de lo que se consume en el país es importado.
En concreto, en los primeros cinco meses del año el país destinó u$s 760 M al GNL, u$s 1950 M al gasoil y u$s 530 M al gas que se importa de Bolivia. Es decir, en total fueron u$s 3240 M, según datos del economista Julián Rojo, del Instituto Argentino de Energía Gral. (La Nación, Buenos Aires)

Última actualización en Lunes, 27 Junio 2022 12:55

Visitas: 40

La energia eolica levanta vuelo en la Argentina

La energía eólica levanta vuelo en la Argentina

(Carla Barbuto) La energía eólica parece perfilarse como la gran líder en el mundo de las renovables de Argentina y los datos confirman una tendencia que promete. Hace pocos días, la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) difundió un informe según el cual, durante el 2021, el 13% de la demanda total de energía eléctrica fue abastecida a partir de fuentes renovables y el 74% se generó desde el sector eólico.
De hecho, el año pasado la generación del sector eólico fue fundamental para abastecer al sistema con una generación de 12.682.744 MWh de energía, es decir, el equivalente a abastecer más de 2.700.000 hogares. De cara a este año, el sector anuncia una consolidación del Mercado a Término (Mater).
Estos datos tienen una contracara que sobresale en tiempos de escasez de reservas: la generación de energía renovable eólica en Argentina reduce de manera directa la dependencia al gas y al GNL importados, de acuerdo con un trabajo presentado por la Cámara Eólica Argentina (CEA).
Durante el año 2021, la generación producida por el viento aportó 14,8 TW/h y, de esta manera, se desplazaron 8,5 Mm3/d de consumo de combustibles, equivalentes al 20% de las necesidades durante el período invernal y al 33% del promedio anual.
“Estamos convencidos de que el año en curso será desafiante al igual que el 2021. Las energías renovables y la transición energética han llegado para quedarse y es el camino de crecimiento hacia una economía más sustentable, alineada con las metas de reducción de emisiones de Argentina”, afirman desde la cámara.
Un sector que vuela
En el reporte, la CEA contextualiza el escenario: durante los meses de menores temperaturas, el país debe importar un promedio de 44 Mm3/d de gas, de los cuales 31 Mm3/d provienen del GNL. Estas importaciones se realizan por barco desde países como Qatar o Trinidad y Tobago, y por gasoducto desde Bolivia.
De acuerdo con el reporte, entre 2016 y 2020, gracias al desplazamiento del consumo de combustibles fósiles por la mayor oferta eólica, el ahorro fue de más de u$s 1300 M. Este mismo estudio estimó que en 2021 el nivel de generación eólica permitió evitar pagos al exterior en un promedio de u$s 800 M anuales.
Para este año 2022, teniendo en cuenta la mayor generación producida por el sector y los mayores precios internacionales, este ahorro es cuatro veces mayor y alcanza los u$s 3250 M.
El presidente de la CEA, René Vaca Guzmán, expresó en medios nacionales que “garantizar las condiciones para un mayor desarrollo del sector eólico, y renovable en general, es crucial para lograr la fiabilidad del sistema, una mayor libertad energética, y una reducción de la dependencia al gas y GNL importados. Y además permitirá una mayor exportación de combustibles fósiles, generando un ciclo virtuoso para la economía del país”.
Actualmente, Argentina cuenta con 57 parques eólicos en funcionamiento con aproximadamente 950 aerogeneradores instalados, distribuidos a lo largo y a lo ancho del país, los cuales suman 3292 MW de potencia eólica instalada.
Los principales jugadores
Uno de los principales actores del sector en el país es Vestas, que posee 47 parques eólicos, con 523 turbinas, en las provincias de Buenos Aires, Chubut, Córdoba, La Pampa, Neuquén y Santa Cruz.
Genneia, otra de las empresas más importantes del sector en materia de generación, dispone de una potencia de 784 MW de energía eólica con sus cuatro parques eólicos chubutenses ubicados en Rawson, Trelew, Madryn y Chubut Norte (CHN), y otros tres existentes en Villalonga, Pomona y Necochea, en la provincia de Buenos Aires. En Chubut, cuenta con su principal pool de generación conformado por los parques Rawson (108 MW), Trelew (51 MW), Madryn (220 MW), y CHN I (52 MW), II (26 MW), III (57 MW) y IV (83 MW).
Otro jugador importante es Pampa Energía, que posee tres parques eólicos: Mario Cebreiro, que aporta 100 MW de energía renovable al sistema interconectado nacional, y Pampa Energía II y III, de 53 MW, cada uno ubicado en las localidades de Bahía Blanca y Coronel Rosales, en la provincia de Buenos Aires, e inaugurados en 2019.
Mientras el segmento de la energía eólica sigue consolidándose, en especial en la Patagonia y también en el sur de la provincia de Buenos Aires, otros distritos argentinos quieren acelerar su potencial de generación de energía renovable.
Uno de los casos es el de Jujuy, que pretende capitalizar la intensa radiación solar de la región con los paneles solares que compondrán el mayor proyecto en Latinoamérica: el Parque Solar Cauchari, operado por Energía y Minería SE (JEMSE).
En San Juan, YPF tiene su primer proyecto solar con Zonda. Se estima que tendrá una capacidad instalada total de 300 MW en tres etapas de 100 MW cada una, equivalente al consumo de 140.000 hogares.
Pero también en Neuquén, cabecera de Vaca Muerta y del parque eólico Vientos Neuquinos, tiene una iniciativa solar en importante grado de avance. Esta semana comenzó la colocación de los primeros de los 2200 paneles del futuro parque fotovoltaico El Alamito, a pocos kilómetros de la localidad de Chos Malal.
Uruguay es renovable
En la banda oriental, el abastecimiento de electricidad por fuentes renovables es casi total. Las energías renovables significaron el 99% de la electricidad generada en Uruguay durante mayo, según datos de la eléctrica estatal UTE (Administración Nacional de Usinas y Trasmisiones Eléctricas). La tecnología hidroeléctrica fue principal, seguida por la eólica.
Las hidroeléctricas fueron responsables de 567G Wh (55,3%), los parques eólicos de 333 GWh (32,5%), las plantas a biomasa de 88 GWh (8,6%) y los parques solares de 28 GWh (2,7%). Las termoeléctricas aportaron 9 GWh (0,9%).
De los 4,93 GW de capacidad instalada en el país, la energía hidroeléctrica representa el 31%, la eólica también un 31%, la termoeléctrica un 24%, a biomasa un 9% y la solar un 5%, según el informe energético provisional del gobierno para 2021. En cuanto al futuro, las autoridades uruguayas sostienen que el foco estará puesto en aumentar la capacidad de la energía solar fotovoltaica.
El país, que ocupa la segunda posición mundial en generación con renovables, espera, además, utilizar su capacidad eólica existente, así como una iniciativa de energía eólica marina, para apoyar una industria del hidrógeno verde y sus derivados. (La Mañana de Neuquén, Neuquén)

Última actualización en Lunes, 27 Junio 2022 12:51

Visitas: 21

La demanda de electricidad alcanzo un record para un dia habil de invierno

La demanda de electricidad alcanzó un récord para un día hábil de invierno

La demanda de energía eléctrica diaria totalizó el jueves 517,8 Gigavatios/hora (GWh) y marcó así un nuevo récord para un día hábil de invierno, de acuerdo a datos de la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (Cammesa).

Cuando se habla de potencia, se hace referencia al consumo de energía en un momento determinado, mientras que la energía es el resultado de lo demandado por el sistema durante una jornada completa.

Al resultado en demanda obtenido este jueves, se suma la marca en materia de potencia del miércoles a las 20:32 cuando se alcanzaron los 26.062 Megavatios (MW), significando también el registro más alto para un día hábil de invierno en esta categoría.

En un comunicado, Cammesa precisó que "si bien estos valores están por debajo de los récords absolutos del sistema que se registraron en el verano de este año, que es cuando el consumo de energía suele alcanzar sus niveles máximos, se trata de marcas que superaron las históricas para día hábil de invierno".

Los picos de consumo fueron consecuencia de "la ola de frío que se vive en buena parte del país", explicó la entidad.

Hace menos de dos semanas se habían superado los máximos históricos de potencia y energía para un día sábado, ya que el día 11 se obtuvieron 22529 MW a las 20:33 y 456,8 GWh, respectivamente.

En tanto, para el día domingo continúan vigentes los registros del 27 de junio del 2021, cuando se alcanzaron 23.301 MW a las 20:59 de potencia y 437,6 GWh de energía.

Cuando se habla de potencia, se hace referencia al consumo de energía en un momento determinado, mientras que la energía es el resultado de lo demandado por el sistema durante una jornada completa.

De acuerdo a los últimos datos disponibles brindados por la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec), el consumo de energía eléctrica en todo el país alcanzó en mayo a 11.730,9 Gigavatios/hora (GWh) con un alza interanual del 6,8% y una suba intermensual del 15,6%.

De este modo, la demanda eléctrica ascendió por segundo mes consecutivo luego de la caída de 1,5% en marzo pasado. (Télam, Buenos Aires)

Última actualización en Lunes, 27 Junio 2022 12:53

Visitas: 44

Petroleo

Petróleo

Los precios del petróleo extienden sus ganancias hoy lunes mientras los inversores están en guardia ante cualquier movimiento contra las exportaciones rusas de petróleo y gas que pudiera surgir de la reunión del G7.
La perspectiva de una mayor escasez de suministro se cierne sobre el mercado a medida que los gobiernos occidentales buscan formas de reducir la capacidad de Rusia para financiar su guerra en Ucrania, a pesar de que también se espera que los líderes del G7 discutan una reactivación del acuerdo nuclear con Irán, lo que podría conducir a más exportaciones de petróleo iraní.
Las naciones productoras de la OPEP+, que incluye a Rusia, probablemente se ceñarán a un plan para acelerar el aumento de la producción de petróleo en agosto cuando se reúnan el jueves, dijeron las fuentes.
Pero, por ahora, las preocupaciones apremiantes sobre la oferta superaron las crecientes preocupaciones sobre el potencial de una recesión mundial tras una serie de datos económicos pesimistas en EE.UU.
Los futuros del crudo Brent suben 22 centavos, o un 0,2%, a 113,34 dólares el barril después de repuntar un 2,8% el viernes. El crudo US West Texas Intermediate cotiza a 107,73 dólares el barril, 11 centavos más, o un 0,1%, tras un descenso del 3,2%. (Cinco Días, España, 27/06/2022)

Última actualización en Lunes, 27 Junio 2022 12:50

Visitas: 20