EditorialRN

Por la segmentacion, el aumento en las tarifas electricas puede llegar al 230% en la zona

Por la segmentación, el aumento en las tarifas eléctricas puede llegar al 230% en la zona

(Por Miquela Danil Juarez) Con la mira puesta en qué sucederá en Buenos Aires con el aumento y la segmentación propuestos por Nación, las distribuidoras de energía CALF y EPEN en Neuquén y Edersa en Río Negro esperan recibir información oficial. Sin embargo, desde el EPEN estiman que con la quita de subsidios prevista para el grupo de mayores ingresos, las tarifas podrían aumentar un 230%
Aún no se publicó la resolución oficial que dejaría asentado los aumentos de tarifas de electricidad en Buenos Aires, ni tampoco la referida a la segmentación de los usarios que se centra en la quita de subsidios.
Una vez emitida la información, se cree que las provincias llegarán a las mismas medidas, estableciendo un esquema similar, en el que se produzca la quita de subsidios total o en menor medida según la segmentación propuesta.
Desde el Ente Provincial de Energía del Neuquén (EPEN) señalaron que «hay una realidad en cuanto a que, en el esquema de precios vigente, donde el precio mayorista de la energía a la mayoría de los usuarios cubre menos del 30% del costo de producción de esa energía, se está subsidiando a todos los usuarios por igual, independientemente de su capacidad de pago o situación socioeconómica«.
En la misma línea, la Empresa de Energía de Río Negro SA (Edersa), expresó: «Creemos que la segmentación de tarifas es un sistema que ofrecerá respuestas favorables a la población más vulnerable del país. La situación económica que se atraviesa es por demás compleja, con altos índices de inflación y sectores sociales a los que el dinero no les alcanza».
La segmentación planteada por la secretaría de Energía, en línea con el objetivo de reducir subsidios por el acuerdo con el FMI, consiste en dividir a los usuarios en tres grupos: el primero es el reconocido en las tarifas sociales; el segundo corresponde al 10% de los usuarios de mayores ingresos, y el tercer grupo se forma por descarte, entre los otros dos y representa cerca del 70% del total de usuarios
El segundo grupo tendrá que afrontar la quita total de subsidios de las tarifas, tanto de luz como de gas. Según informó el EPEN «Actualmente el precio de la energía para los usuarios residenciales es del orden de los 2.400 pesos por MWh, mientras que el costo de producción está en el orden de los 8.000 pesos por MWh. Es decir, habría que multiplicar el valor actual por 3,3». Por ende, el aumento pasaría el 230% para este grupo.
Por otra parte, para los usuarios que mantengan el subsidio, «si bien hay que hacer los cálculos de detalle cuando salgan efectivamente las normas legales que implementen los nuevos precios de la energía, se puede estimar que el aumento sería de entre un 8% y 16%«, informaron desde el EPEN.
Sin embargo, desde Edersa expresaron que «aún no no se sabe si el gobierno de la provincia de Río Negro va a adherir o no a la medida«. Por lo que no estimaron qué ajuste habría en la provincia en caso de adoptar el cambio.
Desde CALF, el presidente Darío Lucca señaló que «por ahora no contamos con ninguna información al respecto», pero que en el congreso FACE (Federación Argentina de Cooperativas de Electricidad y Otros Servicios Públicos) «tendremos un panorama mucho más claro de todo«. El encuentro comenzó ayer y terminará hoy.
En el caso de aplicarse los nuevos valores a partir de los consumos de energía que se registren durante junio, recién se verán reflejados en las facturas del mes de agosto. Implementar la segmentación de usuarios en la zona, según EPEN, «dependerá de como termine saliendo la resolución», por lo que «puede ser mas o menos compleja, pero estimamos que es posible adaptar los sistemas en este tiempo«.
Esto se condiciona en gran medida con «el flujo de información con el organismo que determine la segmentación de cada usuario. Si bien ya hubo una experiencia con el Sintys (Sistema de Identificación Nacional Tributario y Social) cuando se implementó la tarifa social, en esta oportunidad, por lo que ha trascendido, sería un esquema un poco mas complejo«, aseguraron fuentes del EPEN.
Cómo se definen las tarifas en las distribuidoras
CALF, distribuidora en Neuquén Capital, tiene establecido un contrato de concesión con el municipio de Neuquén por los próximos 20 años, que no autoriza a la concesionaria a otorgar aumentos sin el visto bueno del Ejecutivo. Por lo que desde la cooperativa remarcaron que el municipio «es nuestro órgano de control y quien fija la política tarifaria«.
Por su parte, el EPEN, que distribuye energía a más de 70 localidades y parajes de Neuquén, es una empresa pública autárquica que depende del Estado provincial por la secretaría General y Servicios Públicos, que se encarga de aprobar los aumentos.
En el caso de Edersa, que abarca toda la provincia de Río Negro excepto Bariloche y el Departamento de Pichi Mahuida, es regulado por el Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE). Este organismo autárquico provincial fue creado en 1997 para regular y controlar el servicio publico de electricidad en toda la provincia, siendo una de sus funciones aprobar y revisar las tarifas.
La factura final que llega al usuario se compone de tres puntos: el Costo de Compra en el Mercado Eléctrico Mayorista, que en estos casos es la compra de energía a Cammesa más el costo de generación.
A esto se añade el Valor Agregado por Distribución (VAD), que es el costo que afronta la distribuidora en el mantenimiento, desarrollo de las redes, toda la estructura que la empresa pone a disposición para operar y mantener el sistema. Finalmente, están los impuestos nacionales, municipales y costos extras que pueda generar el servicio. (Río Negro, Río Negro)