EditorialRN

Ya funciona el segundo barco para importar gas natural en Bahia Blanca

Ya funciona el segundo barco para importar gas natural en Bahía Blanca

(Sofía Diamante) El buque regasificador comenzó a operar ayer y estará activo hasta el 31 de agosto para enfrentar las bajas temperaturas. Desde esta semana y hasta el 31 de agosto próximo estará en funcionamiento el segundo buque regasificador que la Argentina contrata durante los meses de bajas temperaturas con el objetivo de cubrir los picos de demanda de gas.
Excepto durante 2019 y 2020, el puerto de Ingeniero White, Bahía Blanca, se acostumbró a tener emplazado cada invierno –desde 2008– el buque que permite pasar a estado gaseoso el gas natural licuado (GNL) que se importa por buques para inyectarlo en el sistema de gasoductos.
Además, en el puerto de Escobar hay otro buque regasificador que, desde 2011, se mantiene allí durante todo el año. Este barco tiene una capacidad de regasificación de 22Mm3/d, superior a los 15 M de capacidad del de Bahía Blanca.
Ambas embarcaciones son operadas por la empresa estadounidense Excelerate, que tiene una flota de 11 barcos similares en todo el mundo. Los barcos de GNL llegan a los puertos y se amarran a los buques regasificadores para hacer el proceso de regasificación.
Durante la mañana de ayer comenzó la descarga en Bahía Blanca del primero de los siete buques de GNL que compró la empresa estatal Energía Argentina –que cambió de nombre por tercera vez, luego de llamarse Ieasa y Enarsa–. Además, adquirió otros once buques para descargar en Escobar. En total, llevan adjudicados 18 barcos de GNL, un número inferior a los 47 que ya había comprado para esta misma época del año en 2021.
El martes próximo, la empresa que preside Agustín Gerez llamó a una nueva licitación para comprar 13 barcos más: nueve para Escobar y cuatro para Bahía Blanca. De esta forma, se habrán contratado 31 buques, una cantidad muy inferior a los 70 que se había proyectado comprar para este año sobre la base de la demanda que se espera para abastecer la reactivación económica.
En el invierno pasado, Energía Argentina compró para todo el año 56 buques de GNL, por un costo total de u$s 1100M, a un precio promedio del gas de u$s 8,33 el millón de BTU (medida inglesa que se utiliza en el sector).
El costo del gas
La salida de la pandemia disparó los precios del gas incluso antes de que estallara la invasión de Rusia a Ucrania. Las menores inversiones realizadas en producción de gas durante el peor momento del Covid afectaron la oferta disponible, que no se correspondió con la reactivación de la demanda. En enero pasado, el precio del gas ya estaba en torno a los u$s 23 el millón de BTU, muy superior a los valores de 2021. Luego, el conflicto bélico hizo disparar los precios a un nuevo piso de u$s 40.
Estos nuevos valores del gas afectaron de lleno las dos cuentas que sigue con atención el Ministerio de Economía: la fiscal, que mide gastos e ingresos, y la comercial, que mide exportaciones (ingreso de dólares) e importaciones (salida de divisas). En la cuenta fiscal, los mayores costos de la energía implicarán que no se pueda achicar el déficit como se esperaba, con una reducción de subsidios a la energía; todo lo contrario, los nuevos valores implicarán una presión hacia el alza, lo que hasta podría afectar las metas acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Con relación a las importaciones de gas, los mayores valores también pusieron en alerta la meta de acumular u$s 5800 M de reservas en el Banco Central, pese a que el aumento de los precios de las commodities permitieron una liquidación del agro 14% superior a la del año pasado. En total, entraron al país u$s 11.000M, de los cuales el Banco Central pudo comprar solo u$s 820M.
Por caso, los 18 barcos adquiridos al momento tienen un costo aproximado para el Estado de u$s 1600M, superior a los u$s 1100 M que costaron los 56 barcos de GNL comparados durante 2021. En el mercado estiman que la factura total por este rubro en el invierno no bajará de los u$s 3000M.
Según estimaciones de la Fundación Capital, la consultora que fundó Martín Redrado, la balanza energética será negativa este año en u$s 6300 M si se tiene en cuenta un precio promedio de gas de u$s 40 el millón de BTU y se compran la misma cantidad de barcos que el año pasado.
Este déficit superará, por lo tanto, los u$s 5000 M extras que estima que el campo ingresará este año por los mayores precios de los cultivos. (La Nación, Buenos Aires)