EditorialRN

Otro gigante se va del pais: por que Petrobras decidio cerrar sus oficinas en Argentina

Otro gigante se va del país: por qué Petrobras decidió cerrar sus oficinas en Argentina

 La petrolera Petrobras planifica cerrar sus oficinas en Argentina, en el marco de su proceso de desinversión, reducción de su tamaño y venta de activos registrada en los últimos años en el país.
También está considerando cerrar sus oficinas en Colombia y Uruguay después de que se completen sus medidas de desinversión en curso.
Petrobras remarcó que concentrará sus operaciones comerciales fuera de Brasil en Rotterdam para Europa; en Houston para Estados Unidos; y en Singapur para Asia y señaló que con esta decisión, busca ahorrar u$s 13,5 M anuales en 2021, teniendo en cuenta las oficinas cerradas desde 2019.
La compañía, que estuvo involucrada en casos de corrupción de la operación Lava Jato, desde 2016 que se encuentra en una fase de reducción de presencia y venta de activos, que se ha acelerado en 2019 con el gobierno de Jair Bolsonaro.
Su ingreso al país con PeCom Energía
Con esta decisión, culmina una historia de la empresa en el país que se inició en el 2002, cuando desembarcó en Argentina al adquirir PeCom Energía, por la que pagó u$s1.125 M.
Solo unos años después, en 2010, vendió la refinería de San Lorenzo, ubicada en Santa Fe, y 345 estaciones de servicio a Cristóbal López, por u$s110 M, la que pasó a llamarse Oil Combustibles.
El golpe final lo dió hace cuatro años, cuando vendió a Pampa Energía la totalidad de sus operaciones en el país, por lo que cobró u$s892 millones. En la venta se incluía, entre otras cosas, una refinería en Bahía Blanca, la central térmica Genelba, más de 100 estaciones de servicio y acciones en Transportadora Gas del Sur (TGS).
Plan de desinversión
Dentro de su ambicioso plan de desinversiones, también inició el proceso de venta de las acciones que posee en la empresa que opera el gasoducto tendido entre Bolivia y Brasil.
"Esa operación está alineada a la estrategia de optimización del portafolio y a la mejoría de aplicación del capital de la compañía, que pasa a concentrar sus recursos en activos en aguas profundas y ultra-profundas, en las que Petrobras tiene desde hace años un gran diferencial competitivo", explicó en un comunicado.
Además del 51% de las acciones que posee en la Transportadora Brasileira Gasoducto Bolivia-Brasil (TBG), Petrobras también informó de que prepara la venta del 25% de participación que mantiene en la Transportadora Sulbrasileira de Gás S.A. (TSB), que opera una red de gasoductos en el sur del país.
El programa de desinversión de Petrobras fue anunciado en 2015, como fórmula para enfrentar la elevada deuda de la empresa, la caída de los precios del crudo y las dificultades de captación, a lo cual se sumó el impacto del escándalo desatado en la compañía en 2014 por la vasta operación anticorrupción conocida como Lava Jato.
Desde el inicio de su mandato en enero de 2019, el CEO Roberto Castello Branco cerró oficinas internacionales de Petrobras para ahorrar costos, una medida acelerada luego de la pandemia Covid-19 que llevó a casi el 90% de su personal a trabajar desde casa este año.
Petrobras cerró 10 de las 18 operaciones internacionales que tenía a finales de 2018, incluidas oficinas en China, México, Irán, Turquía y Nueva York.
La empresa también cerró oficinas en Japón, Paraguay, Nigeria, Tanzania y Libia luego de vender activos en esos países.
El ambicioso plan, sin embargo, se paralizó virtualmente este año como consecuencia de la pandemia de coronavirus y, en lo va de 2020, la empresa tan solo obtuvo u$s 1.000 M por la venta de activos que estaban en su lista de desinversiones.
El valor recibido este año por esas operaciones es ínfimo, pues las metas del plan de desinversiones de Petrobras para el período 2020-2024 apuntan a deshacerse de activos no estratégicos por entre 20.000 y 30.000 millones de dólares. (Iprofesional)