EditorialRN

Crece la pelea en el polo petroquimico de Zarate y hay riesgo de desabastecimiento

Crece la pelea en el polo petroquímico de Zárate y hay riesgo de desabastecimiento

Las casi 40 empresas que desarrollan sus actividades en el polo petroquímico de Zárate-Campana sacan cuentas. Saben que se acordó una tregua para el fin de semana pero que hoy, lunes, pueden volver a tener que frenar toda la producción. Y los números que esto significa son cada vez más preocupantes.
Con un costo promedio de u$s 8 M diarios de pérdida por no operar, la profundización del conflicto entre TFL y el Sindicato del Personal de Industrias Químicas y Petroquímicas de Zárate no hace más que sumar pérdidas a los u$s 100 M que dejó como salgo los paros de diciembre.
El problema surge porque hasta no contar con un panorama algo más estable respecto del conflicto, algunas compañías decidieron no comenzar a operar. Esto se debe a que esta es una industria en donde muchas son fábricas de procesos continuos y no pueden "arrancar y parar" las máquinas porque el costo es muy elevado y lleva tiempo. Es por eso que es en este contexto donde algunas ya llevan una semana sin producir por la incertidumbre.
Mientras esto sucede, desde el Gobierno acusan a la empresa de empujar el conflicto para generar desabastecimiento y, desde la compañía, señalan que esto es consecuencia de la falta de respuesta del Ministerio de Industria al plan que ellos presentaron para modificar la matriz de negocio en el país.
Así lo hizo saber a través de un cable de la agencia NA en el cual el fabricante de colorantes y engrasantes para la industria del cuero propiedad del fondo de inversión Black Diamond -uno de los fondos buitres que tiene empresas en el país junto a Donnelley y Delphi-, "cruzando" a la ministra de Industria Débora Giorgi quien había advertido a la empresa que no permitiría que se fuera del país "sin cumplir con todas las cuestiones vinculadas a los derechos de los trabajadores".
Pero la discusión no es sólo entre la empresa y el Gobierno, ya que la ministra también apuntó contra el sindicato que desde diciembre pasado viene realizando paros "solidarios" con los despedidos TFL que paraliza a todo el polo petroquímico de Zárate, Campana y Baradero, en la provincia de Buenos Aires, y Gualeguaychú y Larroque, en la provincia de Entre Ríos.
"Los trabajadores de TFL aceptaron su indemnización. El paro solidario afecta a empresas donde no hay problemas laborales, tienen que seguir trabajando, porque si no se produce desestabilización: la amenaza de desabastecimiento a industrias que dependen de la petroquímica, como la sanitaria y la de la alimentación", dijo Giorgi.
En el polo operan compañías como Petrobras que produce poliestireno y biope, insumos para productos como yoghurt, bandejas de comidas; Dak, uno de los mayores productores de envases de Pet del mundo.
Un caso particular es el de Praxair, proveedora de oxígeno para hospitales, que en diciembre pasado demandó penalmente al Sindicato por la imposibilidad de poder producir y entregar el vital insumo. (El Cronista, Buenos Aires)