EditorialRN

Cuantiosa reserva de hierro en el Mutun

Cuantiosa reserva de hierro en el Mutún

Bolivia puede obtener un cuantioso ingreso con la explotación de hierro del Mutún. La consultora estadounidense Arthur G. Mckee exploró el área que contiene esta riqueza en Santa Cruz y concluyó con que dispone de una reserva probada de 77 millones de TM de mineral primario.
Amplia información, análisis y perspectivas del hierro del Mutún los expone el economista José Luis Urdininea Melgar, en el libro que acaba de publicar, titulado “MUTUN, crónica de las vicisitudes de un anhelo nacional, la Siderurgia”.
La importante obra está prologada por el eminente economista Juan Antonio Morales, quien expone que Urdininea ofrece un trabajo, armado con crónicas, muy bien documentado y con análisis muy pertinentes de las vicisitudes del proyecto del Mutún.
Tecnología es crucial
En párrafo saliente anota también que “la discusión con la que se inicia el libro acerca de la tecnología (o tecnologías apropiadas) minero-siderúrgicas para el Mutún tiene muchos alcances. La elección de la tecnología es crucial y, si no se tiene el cuidado necesario, puede demorar mucho el comienzo del proyecto y prestarse a cambios de ruta muy costosos. Es normal que la discusión entre algunos expertos tome su tiempo, lo que, además, necesario y bienvenido, pero en algún momento tiene que concluir con consensos entre ellos”.
Puntualiza luego que “Una primera constatación que hay que hacer, previa a toda decisión, es acerca de la idoneidad de la empresa transnacional con la que se va a negociar. Ella tiene que estar suficientemente capitalizada, gozar de experiencia y tener una buena reputación en el mercado… Un indicador de solvencia técnica y económica, más no el único, es sí la empresa transnacional cotiza en Bolsas de Valores de los países de economía avanzada”.
El contrato para explotar el Mutún se suscribió en 2007 con la empresa india Jindal Steel Power, pero fue rescindido al poco tiempo, porque ésta no mostró la competencia y capacidad económica para desarrollar exitosamente la explotación del Mutún. Por ello, al presente, el yacimiento está en explotación a cargo de la estatal Empresa Siderúrgica Mutún.
Reservas
El hierro (Fe) del Mutún tendría la ley del 51,03% , 0.093 de fósforo (P) y 12,33% de óxido de silicio (SI 02) y una reserva probable de 99 millones de TM (toneladas métricas), con 50.10% de hierro. Empero, exploró sólo un área de 50 Kms., al norte de la quebrada San Juan, en el departamento de Santa Cruz.
La empresa consultora Mckee concluyó que las reservas prospectivas e inferidas era de 40.000 millones de TM de hierro primario (subterráneo). Llegó a esta conclusión sin ahondar en su estudio el tema de la concentración del material primario y la exploración se consideró que fue insuficiente.
Otro estudio más reciente, en la década de los años 90, fue realizado por la Compañía Brasileña de Proyectos Industriales (Cobrapi), con el propósito de instalar la siderurgia en la ciudad de Santa Cruz, utilizando mineral de hierro del Mutún, para satisfacer exclusivamente las necesidades de ese entonces de Bolivia.
La explotación y extracción del mineral de hierro se realiza por el método de cielo abierto. Para obtener hierro en estado puro es necesario extraerlo de los óxidos de hierro, separando el oxígeno que los acompaña para dejar libre el metal. Esto se logra con la reducción o desoxidación (quitar el oxígeno), utilizando como reductor el carbono y luego se refina para eliminar las impurezas existentes.
Retos a vencer
De acuerdo al libro Mutún, para que Bolivia cuente con una mineralurgia, metalurgia, reducción y siderurgia modernas, competitivas internacionalmente, en su yacimiento ferro – magneso, el Mutún representa una serie de retos a vencer.
De inicio es necesaria la determinación clara y precisa de las reservas mineras explorables. Para determinarlas en probadas o medidas, probables y posibles o prospectivas, en el área no afecta a lo concesionado a la empresa Jindal, centrado rescindido, unilateralmente por el Estado de boliviano que se encuentra en litigio irresuelto.
En segundo lugar son necesarios estudios de exploración para determinar las reservas. El ingeniero de minas Jorge Espinoza Morales, en su artículo “Las incógnitas del Mutún”, informa que los varios estudios de exploración para determinación de las reservas realizados en el pasado fueron limitados y por lo tanto insuficientes, ya que fueron estudios parciales de sólo algunas zonas y fundamentalmente, omitieron determinar el método más adecuado para su concentración y su validación.
En tercer lugar la explotación del Mutún. La corporación minera de Bolivia con la extinta Empresa Metalúrgica del Oriente “Emedo”, década del 70, así como la empresa Jindal Steel Bolivia S.A. subsidiaria del concesionario, rescindido Jindal Steel & Power de la India sólo se abocaron a explorar el fácil mineral secundario, superficial, que tiene reservas muy limitadas (Eluvial y Coluvial), reservas que no podrían sostener una explotación a gran escala y a largo plazo.
El mineral del hierro del subsuelo o primario nunca ha sido trabajado y es, precisamente, la única reserva de hierro que puede permitir una explotación a gran escala.
Explotación minera
En cuarto lugar está pendiente el planteamiento de la explotación minera y su concentración. Comenzar con la minería a cielo abierto y el posterior procesamiento del mineral en situ hasta su concentración mediante la técnica de flotación, si fuera el método más conveniente, de amplio uso y conocimiento por técnicos bolivianos, por ser el método más adecuado para el tipo de minerales del Mutún.
En quinto lugar se encuentra el transporte y elección de zona para instalar el puerto de salida fluvial, lo que permitirá resolver con carácter perentorio la logística de transporte venciendo las limitaciones del transporte externo ferroviario y/o carretero de Puerto Suárez, Mutún, puerto Busch, donde no existe nada y el transporte fluvial Río Paraguay, Paraná, nueva Palmira (Uruguay) en la boca del Atlantico, se encuentra en estatu quo.
En sexto lugar se encuentran los obstáculos en el canal Tamengo, acceso boliviano, no soberano al río Paraguay. La experiencia nos ha llevado a la conclusión que la salida inicial de los concentrados de la producción del Mutún por la vía del canal Tamengo dos limitaciones, primero el acceso a Paraguay no es soberano y segundo que en época de estiaje las aguas reducen notablemente su profundidad, lo que no permite la travesía de barcazas.
En séptimo lugar se encuentra el transporte fluvial, sin embargo esta iniciativa que debía hacerlo la empresa de navegación de la Armada Boliviana “Enabol” no ha prosperado por la falta de remolcadores o empujadores y barcazas.
En octavo lugar están las lecciones y aprendizajes dejados por la experiencia fallida de Jindal, donde se consideran datos imprescindibles sobre los impactos negativos al medio ambiente en el pantanal boliviano y la zona protegida del Parque Nacional Otuquis.
Datos
El Cerro Mutún es un cerro boliviano que contiene el yacimiento más grande de hierro1 del mundo al igual que en menor cantidad manganeso.
Se encuentra localizado en la provincia de Germán Busch en el departamento de Santa Cruz en el extremo este de Bolivia. Se encuentra junto al macizo Urucum de Brasil y está constituido en colinas cuya altura varía entre los 200 y 755 metros.
El yacimiento tiene una superficie aproximada de 75 kilómetros cuadrados de área mineralizada. La reserva estimada está entre los 40.205 y 42.000 millones de toneladas de hierro en forma de hematita principalmente, magnetita y, en menor cantidad, siderita y mineral de manganeso.
Composición del yacimiento: Eluvial se encuentra en la cima y es el más puro ya que tiene un bajo porcentaje de azufre y fósforo; Coluvial se encuentra en las faldas de la serranía y contiene un alto porcentaje de azufre y un mediano porcentaje de fósforo; Meterizado se encuentra debajo del coluvial y eluvial y contiene un bajo porcentaje
de azufre y un mediano porcentaje de fósforo; Núcleo: Se encuentra a 12 o 15 metros de la superficie y contiene un bajo porcentaje de azufre y fósforo. (El Diario, Bolivia, 25/08/17)